¿El dinero nos da la felicidad?, ¿El dinero no da la felicidad? ...


Nos recuerda Woody Allen: "El dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan parecida, que solo un auténtico especialista podría reconocer la diferencia"



En realidad debo reconocer que, aunque estoy muy de acuerdo en el concepto de Woody Allen, también acepto que la felicidad no viene dada por una sola condición, tampoco es un punto de llegada, sino que encierra un cúmulo de situaciones, no únicamente la faceta económica . Sin embargo, deseo que este Post sea muy puntual, por intentar quitaros la creencia errónea sobre la satanización al dinero, esa que nos vino dada desde los pañales.


A lo largo de la historia los mitos y debates sobre el dinero han sido muy variados, pero un punto innegable es: que el dinero nos aporta más estabilidad material y emocional. Es IRREFUTABLE.


El dinero da la Felicidad. El Dinero NO da la Felicidad.

Curioso. Ambas creencias son verdaderas, y falsas. Por una parte, sí, si provoca más felicidad el contar con una buena cantidad de dinero y así una existencia más placentera y un futuro más estable. Y en la otra creencia, está demostrado que quien es infeliz por naturaleza (falta de estima, de espiritualidad, de equilibrio emocional, auto-dominio, etc.) seguirá sintiendo esa terrible infelicidad, con, o sin dinero.



Siempre me pregunté ¿Cual sería el desafortunado momento en que adoptamos la idea de que la pobreza se vincula con la bondad?

Puedo empezar diciendo algo más objetivo, es decir, palabras más claras que van directo a la yugular: si realmente queremos disfrutar de una vida plena y abundante en todos los sentidos (por lógica puedo deducir que todos lo deseamos), entonces debemos poner mucha atención con nuestros conceptos sobre el dinero, y hacer las paces con él.


Ese primer paso es difícil, pues se trata de comprender la compleja técnica de: “DES-APRENDER”, y una vez desde allí, poder aceptar que es muy errónea la creencia que relaciona y vincula fuertemente “la bondad y felicidad con la pobreza”.

...Ha sido aún más que errónea: ultra tóxica.


Esta reflexión me hizo abrir los ojos en su día, y deseo lo haga contigo.

Solo del conocimiento y de abrir nuestra consciencia con objetividad, viene la LIBERTAD. Hasta hoy, de corazón os digo, no conozco otra fórmula.


Esta costra se hizo desde la infancia. Venimos cargando ideas absurdamente equivocadas por generaciones, desde abuelos, padres, sociedad, sistema educativo, etcétera, a falta claro está, de una Educación Financiera.

A muchos nos han heredado el miedo desde una posición desafortunada de desconocimiento ( con inocencia y sin la menor intención, por supuesto), nos tatuaron conceptos crueles que vamos arrastrando, abrazando ese pavor hacia la riqueza.


¿No habéis sentido este infortunio tantas veces?,  es como una soga al cuello invisible que nos adorna como collar de perlas desde pequeños. Y hasta vamos por la vida cantando con orgullo por ello: "Yo soy pobre, ¡pero bien honrado!".


Esta manipulación tristemente fue creada por los intereses de unos pocos desde que el mundo es mundo, pero es nuestra obligación, una vez mayores, descubrir la verdad y salir a flote. A fin de cuentas, se trata de nuestra propia vida.

¿Soy el único? o habéis escuchado algo así como... "prefiero ser honesto que rico",   "mejor pobre y honrado, que rico y malvado" , "el dinero genera conflictos", "es muy difícil de conseguir" , "los que tienen dinero son tramposos, codiciosos" mmm..., o ¿qué tal esto? :  "el dinero corrompe",   "el dinero es la madre de todos los males",   “Maldito dinero” , "No lo merezco", "es cuestión de suerte, es para unos pocos",  "seguro que lo tiene porque vende drogas", etc., etc.

¿nos es familiar?

Es triste y preocupante, y básicamente el secreto consiste en comprender que, el dinero HUYE de donde no lo saben tratar -dicho de otra forma- de donde no es amado. ¿Tú permaneces en un sitio donde no eres bienvenido?, honestamente yo cojo la puerta y me marcho. Parece que al dinero le sucede igual.

No podemos ser abundantes con esa cloaca apestosa en nuestro interior.


Debemos monitorear nuestro pensamiento, comprender de donde nos vino dada esa creencia, ¿de las religiones?, ¿de los padres?, ¿de la educación escolar?. Una vez adultos e identificado el fondo, podremos erradicarlo, pues esto se adoptó cuando pequeños, cuando nuestro cerebro es una esponja y nos es imposible discernir, y exprimir. Modifica esto, ¡ya!, ¡rápidamente!. Es el único freno de mano para comenzar a construir una riqueza verdadera.


Menuda diferencia: No es fe al dinero, sino a un Dios perfecto que provee abundantemente todo lo que necesitamos.

Deseo lo comprendáis.


Es una ecuación muy simple: El dinero es solo un medio de intercambio, aquí lo importante es lo que intercambias con él. Lo que lo transforma en "bueno o malo" es la gente.


El dinero solo magnifica nuestro interior. Mejor sería preguntarnos: ¿qué es lo que saldrá de mi interior cuando tenga grandes cantidades de dinero?


Conclusión: No hay dinero malo, hay GENTE QUE ACTUA EQUIVOCADAMENTE.

Te tengo una noticia; podéis ser buenos, honrados, guapos, altruistas, encantadores,... ¡y ricos también!

La maldad está presente en la pobreza y en la riqueza también.

El dinero solo es un POTENCIADOR de nuestra esencia.



En resumen:

- el dinero es neutro

- el dinero no es malo

- el dinero SÍ aporta estabilidad emocional y sensaciones más placenteras.

- el dinero es el instrumento para bendecir a otras personas

- el dinero se va con quien sabe cuidarlo

- el dinero es necesario para VIVIR, no para SOBREVIVIR

- el dinero compra momentos maravillosos para compartir con los seres amados

- Una mala relación con el dinero tiene como resultado: lo alejas, lo malgastas y lo pierdes

- Repito. Tengamos fe, no al dinero, sino a un Dios perfecto que provee todo lo que necesitamos



Sé amigo del dinero, date permiso para que cada ámbito de tu existencia sea abundante y satisfactorio.

-ManuPaqué-

123 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo